Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

jueves, 24 de septiembre de 2015

La fuerza de la voluntad



Los seres humanos hemos nacido libres, al menos en nuestra cultura occidental. Claro que la libertad puede ser un hecho discutible. Hay muchas cosas que nos condicionan: las costumbres, las tradiciones, las servidumbres (en el ámbito laboral y familiar)… De esto somos, más o menos conscientes.

También soportamos hipotecas inconscientes: Las modas y las convenciones nos indican qué tenemos que vestir, cómo nos tenemos que comportar, que es deseable para el grupo social al que pertenezcamos… Y todo esto no está mal. Después de todo, las personas somos seres creados para vivir en comunidad.

La cuestión es cuando los ‘mandatos’ de la cultura nos llevan por un camino equivocado, con el riesgo de que, cuanto mayor es el tramo que recorremos, más nos cuesta volver atrás o cambiar de dirección.

Esto es muy evidente cuando nos damos cuenta, por ejemplo, de que estamos cultivando hábitos poco saludables: cuanto más tiempo se mantienen, más cuesta modificarlos y todos los esfuerzos pueden resultar baldíos.

Nuestra cultura de las prisas nos empuja a tenerlo todo de forma inmediata. Y si no es así, arrojamos fácilmente la toalla. El coste de abandonar un objetivo importante afecta tremendamente a nuestra autoestima. De modo que cuando queramos hacer un cambio en nuestra vida no pretendamos hacerlo de golpe. 

Marquemos unas metas realistas y avancemos poco a poco con la fuerza de la voluntad. Quizás no seamos tan libres como pensamos, pero la voluntad es algo que siempre tenemos al alcance de la mano.

Clica para visitar mi blog de mindfulness

lunes, 14 de septiembre de 2015

La "difícil" vuelta a la normalidad

 
Entre los comentarios que he escuchado los pasados días sobre la ‘vuelta al cole’, me han llamado la atención los esfuerzos que, ya a estas alturas,  fatigaban a una mujer por tener que compaginar una doble jornada con la educación (consciente) de sus hijos. Según contaba, trata de inculcarles ideas que después la realidad desmiente, lo que les acaba produciendo cierta desorientación. Lógico.