Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

lunes, 26 de mayo de 2014

El peligro de etiquetar a las personas

Con el avance de las neurociencias, esa disciplina que estudia la complejidad del funcionamiento cerebral y su relación con el aprendizaje y la conducta, hoy sabemos que no debemos reducir a un ser humano a un ‘postit’.  Una persona no es nada de lo que podamos pensar o decir sobre ella. Es mucho más y, si tenemos en cuenta lo que puede llegar a ser, las posibilidades se centuplican. De modo que identificar una conducta con lo que alguien es supone limitar, condenar, estigmatizar a ese individuo. Por eso, no es lícito llamar ‘delincuente’ o ‘incívico’ a un ser humano. Mucho menos, ‘basura’ o ‘escoria’. Podremos decir que ha cometido un delito (o varios) y un acto incívico (o más). 

Clica para leer la entrada entera

viernes, 16 de mayo de 2014

La teoría del trigo y el arroz

 
Pudiera ser que cereal predominantemente cultivado en una sociedad determinara el tipo de relaciones que se establecen entre sus miembros. Thomas Talhem, de la Universidad de Virginia (EE UU) ha formulado la denominada ‘Teoría del arroz’, de la que da cuenta en su portada la prestigiosa revista ‘Science’. Según esta hipótesis, las sociedades asiáticas, llenas de arrozales, han desarrollado más el sentido comunitario. En cambio, en las occidentales, donde ha predominado el trigo, se impone el individualismo.

Clica para seguir leyendo


domingo, 11 de mayo de 2014

¿Qué nos hace sentirnos mejor, retener o soltar?


Heaven and Hell by jay-peg
Autor: Jason Poturica



No sé cómo hemos llegado a un punto en el que pensamos que los hace infelices nos hace, en realidad, felices, y al revés. En una sociedad que nos lleva a acaparar y retener en nuestro propio beneficio hemos olvidado que el verdadero bienestar procede de soltar para repartir. Con todo sucede lo que con el amor: cuanto más das más tienes. ¿Paradójico? ¡Cierto!

Este bonito relato clásico oriental nos lo recuerda: 
 
"En un reino lejano se encontraban dos amigos que tenían la curiosidad y el deseo de saber sobre el Bien y el Mal. Un día se acercaron a la cabaña del sabio Lang para hacerle algunas preguntas. 


Una vez dentro le preguntaron:
-Anciano díganos: ¿qué diferencia hay entre el cielo y el infierno?...



 El sabio contestó:
-Veo una montaña de arroz recién cocinado, todavía sale humo. Alrededor hay muchos hombres y mujeres con mucha hambre. Los palos que utilizan para comer son más largos que sus brazos. Por eso cuando cogen el arroz no pueden hacerlo llegar a sus bocas. La ansiedad y la frustración cada vez van a más.


 
Más tarde, el sabio proseguía:
-Veo también otra montaña de arroz recién cocinado, todavía sale humo. Alrededor hay muchas personas alegres que sonríen con satisfacción. Sus palos son también más largos que sus brazos. Aun así, han decidido darse de comer unos a otros.



 

sábado, 3 de mayo de 2014

Adicciones corrientes que todas las personas padecemos

 

A personas que trabajan demasiado les pasa como a quienes comen o beben compulsivamente proporcionando al cuerpo sustancias o productos adictivos que no necesitan y además les dañan. En ambos casos, nos dejamos arrastrar por perjudiciales hábitos y al mismo tiempo nos autorrepudiamos a por ceder a ellos. Nos sentimos atrapados en esta vorágine, como presas de alguna fatalidad, como desbordados por las circunstancias. Pero hay enganches más sutiles y corrientes. El budismo destaca que el sufrimiento humano se produce porque nos apegamos a las buenas sensaciones y rechazamos las que nos incomodan, y sugiere que todas las personas vivimos presas de estos dos tipos de “adicción”.

Clica para leer la entrada entera