Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

viernes, 28 de febrero de 2014

¿Sabes de qué te hablo cuando digo "Equivalencia dinámica"?

Ilustración: Rob Stott

Estamos en manos de quienes sepan utilizar las palabras en su beneficio. De las grandes corporaciones que nos bombardean con mensajes directos y subliminales para capturar nuestras voluntades. Estamos a merced de quienes utilizan las palabras para soliviantarnos. Y… ¡Ufff! Es complicado defenderse de esto. Se requiere aprendizaje, madurez y consciencia.

sábado, 22 de febrero de 2014

La píldora del bienestar está en nuestros propios recursos

 

Me ha causado una gran desazón la confidencia que me hizo recientemente la profesora de un colegio de que cantidad de niñas y niños del centro están “medicados”. Se refería a que han sido diagnosticados de déficit de atención y/o hiperactividad (lo que se conoce también como TDAH) y se les administra pastillas para que estén tranquilos y atentos. Había oído hablar de este disparate pero no pensaba que alcanzara tal magnitud.





martes, 18 de febrero de 2014

¿Tienes la oficina en casa? Quizás te interese esto

 

Después de décadas trabajando en una oficina y con un horario aproximado que me consumía la vida y las energías, y minaba mi moral, disfruté de lo lindo teniendo la oportunidad de trabajar en casa, a mi aire, disponiendo de mi tiempo, disfrutando del maravilloso paisaje rural desde mi ventana y conciliando la vida personal y laboral.

Pero llegó un momento en que me di cuenta de que los ambientes se mezclaban y el tiempo volaba, hasta el punto de que había días enteros (pocos) para poder concentrarme sin límite horario (hay muchos días que salgo a dar cursos o a atender consultas particulares en Kiribil Terapiak  o a reuniones y compromisos varios), en los que al llegar la noche me decía: ‘¡Pero si hoy no he hecho nada!’

Acabo de descubrir que no soy la única. Que esto es lo que le ocurre a casi todo el mundo cuando hace un cambio de este tipo y que l@s estudios@s del tema han encontrado algunas pautas para hacer frente a esa sensación de ineficacia.

¿Pero sabéis qué? Aun con todo, prefiero trabajar en casa.

Os engancho el artículo correspondiente y siento que todo en él sea masculino, hasta las fotos (Yorokubu:¡Nosotras también existimos!)


sábado, 15 de febrero de 2014

Lo que nos impide tener pensamiento propio

 


Buscando un relato con que complementar mi texto anterior he encontrado un artículo, muy esclarecedor, del sociólogo Ignacio Sotelo. En él explica por qué las personas no pensamos por nosotras mismas. Y, aparte de las circunstancias históricas que han rodeado nuestras vidas, marcadas por la influencia del Estado y de la Iglesia, menciona la pereza.

Las respuestas a todo aquello que nos preocupa forman parte del catálogo de artículos de consumo que se ofrecen ante nuestros ojos. Las consecuencias de esta actitud son obvias: la ignorancia y el estancamiento.
A ello contribuye la existencia de toda una corriente de gurús contemporáneos que basan sus “originales” argumentos en refritos de los más grandes filósofos y filósofas y los presentan como si fueran propios, despojándolos de su enjundia para que su consumo resulte más fácil y rápido. 

Todo promete en su discurso una felicidad que supuestamente se puede conseguir por la vía rápida y sin esfuerzo: ‘Fast food’ del pensamiento.

En fín, os dejo el enlace al artículo de Sotelo, cuya lectura íntegra os recomiendo vivamente.




sábado, 8 de febrero de 2014

¿Por qué pensamos como pensamos?

FREAK FACTORY

Tengamos claro que la absorción ciega y acrítica del pensamiento dominante no es un cheque en blanco. Si todas las personas pensamos igual compartimos ventajas, es cierto: un sentido de pertenencia, una seguridad, una sensación de comunidad etc. Incluso una cierta comodidad: “Si deciden por mí, yo me ahorro ese trabajo”.

Pero lo que ofrece de utilidad lo tiene también de trampa. Las creencias ambientales, asumidas sin filtros, limitan la visión del mundo y constriñen la capacidad que las personas tenemos de desarrollar nuestro potencial y de ser nosotras mismas. Que es lo que en definitiva nos lleva al bienestar. Pues bien: esto es lo que está hipotecando cualquier ser humano cuando renuncia a pensar por sí mismo.

Clica para leer la entrada completa


lunes, 3 de febrero de 2014

La juventud defraudada

 

Conozco a un ingeniero con la carrera recién acabada y sin estrenarse en la vida laboral quien confesaba recientemente que, de poder volver atrás, no habría estudiado nada. “¿Nada?”, me sorprendí. “Nada”, respondió tajante. Su argumento: quienes de entre sus amigos hicieron eso ahora tienen trabajo y él, en cambio, no. El inteligente, el estudioso, el esforzado está en paro y pidiendo la paga a sus progenitores.