Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

lunes, 27 de mayo de 2013

Desigualdades y violencia

Vivimos tiempos muy duros y no parece que la situación vaya a revertir en mucho tiempo. Mi opinión es que no mejoraremos un ápice mientras cada cual sigamos dentro de nuestra burbuja negándonos a mirar la realidad de frente. Ninguna revolución personal ni social puede desencadenarse sin una toma de conciencia previa.

Pincha para leer la entrada completa

domingo, 19 de mayo de 2013

La princesa y la corista

 

¿Dónde está el problema? Sin duda alguna, en el ojo del que lo ve. Dice un viejo aforismo budista: “Somos lo que pensamos, todo lo que somos surge de nuestros pensamientos, con nuestros pensamientos hacemos el mundo”. Cuando alguien encuentra en los demás motivo de desprecio, rechazo, condena o maldición, de eso está nutriendo su mente y su corazón. 

Pincha para leer la entrada completa

sábado, 11 de mayo de 2013

¿Quién se ocupa de nuestro bienestar?


¿En qué andamos afanados, afanadas, cada día y sin descanso? Me gustaría subrayar este ‘sin descanso’ porque ahí está precisamente el origen de casi todos nuestros males. La Psiconeuroinmunoendocrinología, ciencia que estudia la interacción entre los procesos psíquicos y los sistemas nervioso, inmune y endrocrino del cuerpo humano, avanza la relación directa entre el estrés y, amén de otros males, la inmensa mayoría de las enfermedades y adicciones que padecemos, sean éstas bien vistas socialmente, como la compulsión de trabajar, o rechazadas en general, como la afición desmedida al alcohol o las drogas. 

(La imagen pertenece al libro'Vivir con plenitud las crisis', de John Kabat-Zinn. Ed.: Kairós)


sábado, 4 de mayo de 2013

Cuestión de perspectiva




La mayor parte de las discusiones que padecemos se deben a la incapacidad que tenemos las personas de contemplar un mismo asunto bajo idéntico punto de vista. Cada quien posee su propio sistema de filtrado de la realidad y ve el mundo a su particular manera. Si queremos aprender a comunicarnos con la gente, esto es algo básico que hay que entender. Si a todo ello le añadimos que, según el principio de incertidumbre de Heisenberg, “el observador modifica lo observado”, resulta que no sólo no percibimos diferente una misma cosa, sino que además la vemos desigual porque previamente la hemos transformado con nuestra atención. Kant también había aludido a ello dos siglos antes.