Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

domingo, 28 de abril de 2013

Inteligencia... ¿qué inteligencia?

Hemos dado a la juventud la oportunidad de obtener títulos y más títulos, pero no le hemos proporcionado las habilidades mínimas para autogestionar sus vidas, crear, innovar, arriesgar... Ni, en general, se las han trabajado por su cuenta. Sólo así se explica que esperen que la sociedad les proporcione un futuro laboral, como si éste no estuviera en sus manos.


Clica aquí para leer la entrada entera

domingo, 21 de abril de 2013

Lo que necesitamos para vivir



Una de las principales causas de estrés en la sociedad en la que vivimos estriba en que unos pocos tienen mucho económicamente hablando, otros muchos tienen bastante, y la gran mayoría tienen muy poco o nada,  considerando el mundo en su globalidad. Cuando se tiene mucho hay que invertir energías ingentes en defender las posesiones adquiridas y si se tiene poco se desgastan en conseguir unos mínimos de subsistencia. Quienes poseen bastante, disponen de tiempo suficiente como para ser conscientes del malestar que les produce soportar otras carencias. El caso es que en esa dimensión de la existencia sólo podemos ser felices a ratos. 


viernes, 12 de abril de 2013

La mente, aliada y enemiga


La mente es nuestra mejor aliada y nuestra peor enemiga. Todo lo que hacemos y dejamos de hacer dependede lo que ella nos quiera hacer creer. Veamos este cuento sufí:

Una larga caravana de camellos avanzaba por el desierto hasta que llegó a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche.

Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal pero, a la vez, tampoco querían perder el camello. Después de mucho pensar, uno de los hombres tuvo una buena idea.

Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara el animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó, convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

A la mañana siguiente, desataron a los camellos y los prepararon para continuar el viaje. Había un camello, sin embargo, que no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de el, pero el animal no quería moverse.

Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que ya estaba libre.




viernes, 5 de abril de 2013

¿Es la realidad o nuestra mente la que nos encadena?



Las personas tenemos tendencia a echar a las circunstancias externas la culpa de lo que nos sucede. Sin embargo, el poder sobre nuestras vidas está en nuestras manos. Incluso en casos extremos como el secuestro o la esclavitud. 

Hay muchas personas que lo han comprobado y atestiguado. Sabios y sabias en el sentido más profundo de la palabra. Gente capaz de aprehender conocimientos que no proporcionan ni los estudios, ni las lecturas, ni el método científico. De experimentar profundamente el mundo. De prestar atención plena a lo que pasamos por alto porque nos parece obvio.

Pincha aquí para seguir leyendo