Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

sábado, 29 de diciembre de 2012

Las palabras pueden ser bombas de relojería



Se piensa que comunicar es algo sencillo y que se consigue por el arte de birlibirloque de pulsar unas cuantas teclas, cuando en realidad se trata de un objetivo muy difícil de lograr. No hay más que ver los conflictos micro y macro a que nos enfrentamos todos los días por problemas en la comunicación y el diálogo. Una palabra mal dicha o mal entendida puede desencadenar desde enfados por tonterías insignificantes hasta guerras planetarias.
Si quieres leer la entrada completa clica aquí.

Pie de foto: En la imagen de 'El País', dos diputados se 'entretienen' en el Congreso.

martes, 18 de diciembre de 2012

La creatividad no conoce límites



La crisis está abocando a mucha gente a buscarse la vida como puede al margen de la burocracia. Seguro que los recursos de la imaginación irán ayudando a paliar los defectos del sistema. Hay agoreros que mantienen que quien tiene que salir adelante saldrá. Efectivamente, la creatividad humana no tiene límites. Clica para leer la entrada completa

viernes, 14 de diciembre de 2012

Todas las personas somos interdependientes e insatisfechas


La esencia del Mindfulness se basa en observar la vida instante tras instante y en aceptar las cosas como son. Y dentro de esa dinámica evolutiva que lo preside todo, la práctica de la atención plena nos va mostrando cómo cambian también nuestras emociones y pensamientos.

Los siguientes dos párrafos pertenecen a sendos libros de Pema Chodron, monja budista neoyorquina, que desde 1986 dirige Gampo Abbey, un monasterio budista para hombres y mujeres occidentales en Nueva Escocia (Canadá). El Mindfulness se basa en el amplio estudio de la naturaleza de la mente humana de la que el Buda extrajo sus enseñanzas.

“El Buda enseñó que la existencia humana tiene tres características principales: la impermanencia, la ayoidad (interdependencia de todo lo que existe) y el sufrimiento o la insatisfacción. Según el Buda, las vidas de todos los seres están marcadas por estas tres cualidades. Reconocer en nuestra propia experiencia que estas cualidades son reales y verdaderas nos ayuda a relajarnos porque aceptamos las cosas como son”.

“La forma de mantenerse en el punto medio entre la indulgencia y la represión es reconocer lo que surge sin juzgarlo, dejando que los pensamientos simplemente se disuelvan; después volvemos a la apertura del momento presente. Esto es lo que hacemos durante la meditación: surgen multitud de pensamientos, pero en lugar de suprimirlos u obsesionarnos con ellos, los reconocemos y los dejamos pasar, y a continuación volvemos a estar simplemente aquí. Como dice Sogyal Rinpoche: Llevamos nuestra mente de vuelta a casa”.




miércoles, 12 de diciembre de 2012

Qué hacer con emociones y pensamientos tóxicos


'The tornado woman'. MARK BRYAN
Hoy he terminado mi primer ciclo de talleres en Abadiño con una introducción al Mindfulness (Atención Plena). Esta disciplina, que hunde sus raíces en las filosofías orientales y fue introducida en occidente por el médico estadounidense John Kabat-Zinn, tiene como objetivo algo tan sencillo y tan complejo a la vez como ayudarnos a sumergirnos el momento presente. A vivir la vida instante tras instante. A constatar la naturaleza transitoria de todo lo que se mueve en el Universo, y en particular de nuestros pensamientos y emociones.

Si aprendemos a contemplar nuestros pensamientos y emociones como si de una nube pasajera se tratara adquirimos al mismo tiempo la capacidad de distanciarnos de ellos, de comprender su naturaleza y de conseguir que nos afecten en menor medida que cuando nos aferramos a ellos y/o nos secuestran a su capricho.

La atención plena supone aprender a dirigir la atención al lugar a donde nosotros (as) decidamos, sea un pensamiento, una emoción, nuestra respiración, un lugar del cuerpo etc.

Una de las asistentas al curso me preguntaba al final: Me han dicho que tengo que vivir las emociones, sin embargo tú mantienes que hay que distanciarse de ellas…

Unas sesiones antes habíamos hablado de la lógica conjuntiva, un sistema de pensamiento desconocido en la cultura occidental que tiene la capacidad de integrar elementos aparentemente opuestos (yin yang). Entender las cosas desde esta perspectiva puede ayudar a cuadrar esas dos ideas aparentemente contradictorias, pero trataré de explicarme de otra forma para que me entiendan quienes no sepan a qué me estoy refiriendo.

¿Es bueno sentir las emociones? Naturalmente. Lo emocional es parte fundamental de nuestro ser, de modo que ser conscientes de ello y notar cómo las emociones nos influyen es básico, primero para conocernos y luego para aprender a canalizar adecuadamente esa energía.

Esto es una cosa y otra muy distinta es permitir que las emociones nos arrastren en su torbellino. Y es aquí donde interviene el Mindfulness. Mediante la atención plena y siendo conscientes de nuestras emociones (y pensamientos) identificamos de inmediato una turbulencia emocional y ponemos la distancia adecuada para evitar que nos arrebate. 

Así que sentimos esa emoción y somos conscientes de su presencia, pero la dejamos pasar, diluirse. La comparación es un poco burda pero es como meterse a tiempo a un refugio cuando pasa un tornado. Lo sentiremos pero no nos llevará volando. Lo mismo se puede decir de los pensamientos dañinos, que suelen ir en cadena y son los causantes de la ansiedad.

Si nos dejamos arrastrar por las emociones y los pensamientos corremos el peligro de vivir en un tobogán en el que tan pronto estamos arriba como abajo. Pero si somos las personas quienes decidimos cuándo adherirnos a un sentimiento y cuando no hacerlo evitaremos que nuestros automatismos decidan por nosotras. De eso se trata. Y de esto otro que acabo de leer por ahí: “Suelta lo que no sirve”.
 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Sobre la percepción del amor


Un bello texto que expresa que el amor y otros atributos están dentro de nosotrxs, independientemente de que encuentren o no afuera una instancia en la que realizarse, tal y como menciono en la entrada anterior. El fragmento pertenece a la artista, escritora y profesora estadounidense J. Ruth Gendler.

"Cuando nos sentimos más vivos, somos hermosos. Cuando estamos enamorados, se nos recuerda que somos hermosos. Y a veces, cuando sabemos que somos hermosos, nos descubrimos enamorados. "Enamorados", por lo general, traduce el sentido romántico de estar junto a otra persona que en este momento nos refleja perfectamente. Enamorados, viviendo en el ámbito del amor.

A veces me he sentido enamorada aun cuando no había nadie a quien amar. No podía hablar de las manos, los ojos, o la voz de mi amado. No podía concentrar mi amor en otro, y era a un tiempo confuso y revelador comprobar hasta qué punto nos convertimos en lugares en los que poder descansar los unos de los otros. 

Sola y "enamorada", es fácil sentir que te lo estás inventando. Nuestras canciones y películas nos han contado tantas historias sentimentales acerca de estar "enamorados" que olvidamos que puede ser un estado de autenticidad, así como una ilusión.

Unos amigos de toda la vida que observan a un amigo "enamorándose" advirtieron al encaprichado que estar enamorado es un estado alocado y temporal. Prefiero pensar en este estado, no sólo como una deliciosa danza romántica, sino como un campo al que podemos llegar desde muchos lugares. Hay un modo en el que estar enamorado de algo -una persona, un lugar, un proyecto- equivale a cruzar la frontera de entrada a un país en el que el Yo no gobierna, un estado en el que la esencia es valorada.

No encontramos al mismo tiempo dentro y fuera de nuestro yo cotidiano.

No quiero subestimar la capacidad que el hecho de estar "enamorado" tiene para alterar nuestra perspectiva, expandir nuestra visión y recordarnos la belleza y la fragilidad humanas. La búsqueda de lo amado está sembrada de paradojas. Queremos ser quienes somos cuando somos nuestro mejor yo, y a veces creemos que el Yo sólo existe en presencia del otro porque lo hemos conocido estando enamorados. Así que nos apegamos al otro y nos perdemos a nosotros mismos, olvidando que el amor es, en parte, de este mundo y, en parte, de otro lugar".


lunes, 3 de diciembre de 2012

El amor no es una ideología pero se nos vende como tal




No hay que confundir el amor con la ideología del amor romántico. El amor romántico consagra a las mujeres a las servidumbres de la feminidad, una condición supuestamente “natural” que no es más que una construcción histórica. Pero el amor no tiene nada que ver con esto.

El amor no es desigualdad sino equidad. El amor no ata: libera. El amor realiza y potencia. El amor da sentido a la vida y nos conecta con el resto de los seres humanos y los seres vivos. El amor vence todos los obstáculos.

La ideología del amor romántico impone corsés, disfraces que oprimen y esconden el verdadero ser. Y el amor sólo se puede alcanzar desde ahí, precisamente, desde nuestra esencia.

El amor existe sin ningún objeto ni fin al que dirigirse. El amor simplemente es. No necesita nada ni a nadie para darle sentido.


sábado, 1 de diciembre de 2012

De comunicación verdadera