Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

martes, 3 de julio de 2012

¿Para qué sirven las ideas?



¿Te has preguntado alguna vez para qué sirven tus ideas? Cuando digo ideas, quiero decir creencias, es decir, aquello que te da seguridad, que te permite identificarte con otras personas y reforzar tu sentimiento de pertenencia. Pues bien, sirven para todo esto que acabo de decir y para todo lo demás que se te ocurra.

Y a propósito de esto surge la quinta regla de mente. Dice así: una idea aceptada por la mente inconsciente se mantiene hasta que otra toma su lugar. También se puede formular de esta otra manera: cuanto más tiempo permanece una idea (en la mente) más difícil es que se la reemplace por otra.

Las ideas, las creencias pueden alojarse en el consciente o el inconsciente. Pueden situarse también entre ambas instancias. En cualquier caso, cumplen una función positiva, aunque no lo sepamos apreciar a primera vista. Obtenemos de ellas un beneficio secundario y pueden acabar generando hábitos.

Por eso una idea de la que nos deshagamos necesita ser reemplazada por otra que la sustituya y que siga haciendo el mismo efecto que la primera. ¿Y qué ocurre con las creencias o hábitos muy arraigados? Pues que dejan una impronta donde a otros alternativos les resultará muy difícil encajar.

Y tan fuertemente se aferran las personas a ciertas creencias que se convierten para ellas en auténticas muletas. Jamás podremos hacer cambiar a alguien una idea que defienda a ultranza por muy equivocada que ésta sea a no ser que le proporcionemos otra que cumpla para ella la misma función, que le proporcione idéntico beneficio.

Otras reglas de la mente:

-Las ideas contradictorias angustian a la mente.
-Todo pensamiento causa una reacción física. 
-Lo que esperas tiende a hacerse realidad.
-Para la mente la imaginación es más poderosa que la información.



1 comentario: