Música del blog: Jaroussky ('"Si pietoso")

sábado, 4 de junio de 2011

Qué es el coaching y para qué sirve

Empezaré por explicar qué es el coaching y para qué sirve. A mucha gente le parecerá algo ocioso, puesto que en la era de Internet todo está en la red y en ella se puede encontrar información a raudales sobre esta y otras cuestiones. Pero trataré de contarlo a mi manera. Y es que hay unos cuantos principios básicos en el coaching, de los que me vienen dos a la cabeza inmediatamente: no se debe dar nada por supuesto y cada persona tiene su propia y única visión del mundo. De ahí los problemas de relación que experimentamos cuando queremos imponer nuestros puntos de vista o pensamos que son universales.

Precisamente, mejorar la comunicación con los demás tiene mucho que ver con el coaching. Una de las cosas que posibilita es la empatía, o lo que es lo mismo ponernos en el lugar del otro/a. Pero esto no es lo más importante. El coach o profesional ayuda a la persona a situarse en un futuro deseado y proyectado, y lo hace buscando con ella los recursos necesarios para iniciar y culminar ese proceso. 

Pero, como dice el proverbio chino "Hasta el viaje más largo comienza por el primer paso", el camino se realiza etapa a etapa, cada una ajustada a las posibilidades reales del/la cliente y totalmente personalizada. Tanto que es la persona misma quien las establece.

Esta es otra de las características importantes del coachig: no existen ni patrones, ni protocolos, ni técnicas rígidas, ni diagnósticos ni etiquetas. Aquí la regla es: cada persona, un mundo, unas necesidades, unas posibilidades.

Por eso se dice, y con razón, que el coaching es un arte. Exige una gran dosis de creatividad y sensibilidad por parte del/la profesional, aunque también del/la cliente, que debe acostumbrarse a cambiar sus puntos de vista, sus hábitos y sus rutinas si quiere mejorar su vida.

En efecto, si se sigue haciendo lo mismo, siempre se obtendrá lo mismo. Cualquier cambio exige una reestructuración previa. Y esto es especialmente importante si hablamos de motivación y clarificación de objetivos y metas, algunos de los principales objetivos de la sesión de coaching.

¿Y en qué situaciones es bueno recurrir a un coach? En muchas de la vida, pero sobre todo cuando se quieren definir objetivos; mejorar la autoestima y la autoimagen; desarrollar habilidades de comunicación; dar más calidad a las relaciones amistosas, laborales, afectivas o familiares; superar limitaciones, bloqueos mentales y autosabotajes; aumentar la concentración y la motivación; prepararse mental y emocionalmente para situaciones que exigen máximo rendimiento; afrontar duelos y pérdidas; diseñar un plan de acción o echar un vistazo general al panorama de la vida para ver qué se puede mejorar para vivir con más satisfacción.

En general, siempre que se piense que se necesite un entrenamiento y acompañamiento personal cualificado, pues esto y no otra cosa es el coaching.




No hay comentarios:

Publicar un comentario